Entrada destacada

¿Quieres aprender a instalar láminas de Drywall y ahorrar dinero? Aprende a instalar drywall en solo 5 pasos. Por: Carlos Miguel Moli...

lunes, 21 de agosto de 2017

Alfombras modulares de piso Airmaster®: funcionalidad, estética y salud laboral a sus pies

¿Le preocupa la calidad del aire que respira en sus oficinas? 


Entrevista a Carlos Miguel Molina Manzano

Los nuevos materiales para diseño de mobiliario y acabados en la decoración de oficinas han evolucionado a la par de la tecnología. Así como existen materiales de construcción inteligentes para controlar riesgos de incendio, materiales con etiqueta ecológica para optimizar el consumo de energía y demás variables ambientales, los hay que cuidan el ambiente de las oficinas, mejorando las condiciones para sus ocupantes.
Un trabajador a tiempo completo promedio pasa alrededor de 1.880 horas al año en un entorno de oficinas, por lo cual la calidad del aire interior en el trabajo tiene importantes efectos sobre la salud y el bienestar de la persona. De hecho, estudios llevados a cabo demuestran que la mejora en la calidad del aire interior puede redundar en incrementos en la productividad de los empleados, lo cual se traduce en ahorros financieros. Para hablar de los avances y uso de estos materiales inteligente entrevistamos al especialista Carlos Miguel Molina Manzano, quien nos amplia detalles de las llamadas “alfombras filtros” Airmaster, de la casa Desso®.

Bucle atrapapolvo
Explica Molina Manzano que esta innovación lleva el sello de “La marca holandesa de alfombras Desso®, líder en el segmento de alfombras comerciales en Europa ha diseñado la línea de alfombras modulares Airmaster, la cual tiene la capacidad de capturar el polvo fino perjudicial del aire en interiores”.
¿Efecto de gravedad? ¿Atracción magnética? No, el mecanismo por el cual actúa la alfombra atrapapolvo es sencillo: “La innovadora combinación y disposición de distintos tipos de bucles de la Airmaster, actúan como filtros que permiten atrapar las partículas de polvo de diferentes dimensiones suspendidos en el aire, los cuales son regenerados con el simple proceso de aspirado de la superficie”.  


Añade Molina Manzano que las alfombras Airmaster cuentan con la certificación GUI Gold, emitida por el Instituto independiente de pruebas alemanas GUI, la cual establece que estas alfombras efectivamente reducen la cantidad de polvo fino presente en el aire en interiores, además de cumplir con tres estrictos criterios de prueba: idoneidad para persona alérgicas, debido a la composición de las alfombras, gran capacidad de atracción del polvo (en comparación con otros acabados duros y otras alfombras estándar), así como baja emisión de componentes orgánicos volátiles (VOC).

 

La Airmaster viene en 24 colores base originales, sin embargo a través del programa “crea tu propia Airmaster”, pueden personalizarse los diseños para obtener más de 6 millones de posibilidades (sólo para proyectos superiores a los 1000 m2).


Si desea mayor información sobre las alfombras Airmaster de Desso®, puede visitar la página o escribir al correo electrónico: 
Mail: cm.molinamanzano@gmail.com
Twitter: @cmolinamanzano
o consultar en el blog CONSTRUCTORES DE ESPACIO http://carlosmiguelmolinamanzano.blogspot.com/

jueves, 3 de agosto de 2017

Materiales con “etiqueta ambiental” para inmuebles sostenibles

La reconocida marca americana ARMSTRONG ofrece una amplia gama de productos “etiquetados”, entre los que se destacan las soluciones para cielos rasos de techo que contienen un alto contenido de material reciclado. 


Por Carlos Miguel Molina Manzano 

Hoy en día la sociedad está mucho más preocupada en minimizar el impacto ambiental de las actividades cotidianas. En el caso de las edificaciones, interesa ajustar el costo operativo, al tiempo que se controla el consumo de energía y agua, adicional a lo que se puede aportar en términos de disminuir las emisiones de Dióxido de carbono (CO2). 
En ello radica la importancia del desarrollo y diseño de inmuebles sostenibles que demanden menos recursos y generen menos residuos. Es así como surge el programa LEED (acrónimo de Leadership in Energy & Environmental Design) el cual representa un sistema de evaluación que mide el desempeño e impacto ambiental, social y económico de las construcciones. El sistema es desarrollado por el Consejo de la Construcción Verde de Estados Unidos (US Green Building Council o USGBC) y cuenta con la participación de diferentes países. Tal ha sido el nivel de aceptación, que se considera como el sistema de mayor aplicación alrededor del mundo para edificios sostenibles. 
Si bien los materiales de construcción no son certificados por el USGBC, pueden ser avalados por organismos independientes (reconocidos por el USGBC) y llevar una “etiqueta ambiental”  que los diferencia. Esta etiqueta es un documento que garantiza que, efectivamente, dicho producto cumple con los parámetros indicados, bien sea por el tipo de materia prima empleada o la eficiencia dentro del proceso de manufactura. 


De esta manera, un producto puede considerarse sostenible de acuerdo al porcentaje que contiene de material reciclado, o según el impacto ambiental durante su extracción, fabricación y distribución. Tomar en cuenta estos atributos aumenta el valor agregado del material, en términos de sustentabilidad.
Al elegir un material con “etiqueta ambiental” se pueden sumar “puntos” a la certificación LEED, específicamente dentro de la categoría de Materiales y Recursos. En tal sentido, la reconocida marca americana ARMSTRONG ofrece una amplia gama de productos “etiquetados”, entre los que se destacan las soluciones para cielos rasos de techo que contienen un alto contenido de material reciclado. 
En la medida en que se incorpore una porción significativa de este tipo material a la obra, se incrementa la posibilidad de sumar puntos a la certificación, e incluso aumentar el nivel de calificación deseado, que según la escala puede ser: certificado plata, oro y platino.
ARMSTRONG cuenta con una gran variedad de cielos de diseños clásicos e innovadores, que  brindan un alto valor estético al espacio. Gracias a sus propiedades, en madera, metal, fibra mineral y fibra de vidrio,  contribuyen de forma significativa al acondicionamiento acústico, y, en algunos casos, pueden incluso reducir el consumo de energía en el edificio.

miércoles, 12 de julio de 2017

Fachadas ventiladas en fibrocemento: El revestimiento eficiente para edificaciones modernas

Por Carlos Miguel Molina Manzano


Una de las tendencias constructivas de mayor difusión a nivel global es el uso de las fachadas ventiladas en edificaciones. Aunque la aplicación de esta tecnología es de vieja data en regiones escandinavas, en las últimas décadas se ha expandido su uso en climas tropicales, dadas sus múltiples ventajas desde el punto de vista de ahorro energético, menores costos de mantenimiento y mayor durabilidad de las obras.

Ideal para el trópico
Esta técnica de fachada ventilada consiste en aplicar un revestimiento formado por una serie de paneles de fibrocemento de gran formato, dispuestos como una capa adicional sobre la piel de edificio. Esta capa o cubierta genera una cámara de aire abierta, por donde drena y ventila todo el exterior del edificio. Esta disposición de capas mejora el aislamiento térmico y acústico, además de optimizar la resistencia a la condensación y la protección contra el fuego.
Las placas para estos revestimientos están hechas de fibrocemento, una mezcla de cemento o un aglomerante de silicato de calcio que se forma por la reacción química de un material silíceo y un material calcáreo, reforzado con fibras orgánicas, minerales y/o fibras inorgánicas sintéticas. Este material aporta múltiples beneficios a la fachada, por sus características impermeables, aislantes del ruido exterior y aislantes térmicas; adicional a esto requiere muy poco mantenimiento (sobretodo en el sustrato, reemplazo de piezas de soporte, sellos y anclajes), es de fácil instalación y sus presentaciones son versátiles en cuanto a formato, forma o color. Los costos de mantenimiento de este tipo de fachadas son significativamente inferiores a los de sistemas tradicionales de manpostería frisadas y pintadas.
El comportamiento de estas fachadas en latitudes tropicales es el siguiente: en días calurosos los rayos solares se disipan sobre el sistema exterior de la fachada ventilada, manteniendo refrigerada la fachada interna de la edificación; la carga térmica que pasa a través de los paneles prácticamente se disipa por el efecto de convección, producto de la ventilación forzada de la cavidad existente entre las dos fachadas, haciendo que el incremento de la temperatura hacia el interior de los espacio sea casi nulo.

Efecto “paraguas”
En el caso de lluvia los paneles de revestimiento de la fachada actúan como una barrera contra la lluvia, manteniendo seca la mayor parte de la estructura del edificio y la poca agua que pudiera ingresar a la cavidad interna, drenaría por gravedad. Cualquier resto de humedad atrapada se elimina por el efecto de convección de la ascensión de aire caliente y húmedo desde los niveles inferiores, hacia los superiores, arrastrando aire seco y fresco, lo cual contribuye a refrescar la edificación.
La combinación del uso de las fachadas ventiladas exteriores con los llamados “aislantes termo acústicos” al interior del edificio, “se obtienen mejores resultados en términos de prevención de condensación interna, eliminación de puentes térmicos y protección de la estructura portante del edificio”.

jueves, 6 de julio de 2017

Tecnología digital y acústica perfecta para una de las mejores salas de conciertos del mundo

Les comparto este interesante artículo sobre es sistema de sonido de la sede de la Filarmónica de Elba

El sonido se propaga con pureza gracias a las 10.000 placas de fibra de yeso en cuya producción se ha empleado papel reciclado. Ninguna de estas placas es igual, cada una tiene un diseño único y pesan desde 35 hasta 200 kilos, y las ondas rebotan en ellas siguiendo una patrón acústico perfecto.


Por: Benjamin Koren 
Fundador de One to One Studio
La historia de la Filarmónica del Elba, inaugurada en enero de este año en Hamburgo, puede contarse, al menos, desde dos puntos de vista. Está el más prosaico, el de un edificio presupuestado en 77 millones de euros cuando comenzaron las obras en 2001, que ha terminado costando 789 y abriendo sus puertas ocho años más tarde lo previsto. Esta es la historia de una pesadilla, de una obra monumental que alberga en su interior dos auditorios, un hotel de lujo, restaurantes, un museo y hasta 45 apartamentos; que provocó que la ciudad tuviera que pleitear en los tribunales contra la empresa de los arquitectos suizos Jacques Herzog y Pierre de Meuron, y que se llevó por delante al entonces alcalde, el democristiano Ole von Beust. Son los riesgos, muchos imponderables, que se afrontan cuando se construye uno de los edificios más vanguardistas del mundo, levantado sobre un antiguo almacén de tabaco y cacao en la orilla del río que atraviesa la ciudad y da nombre a la filarmónica. Y luego está la historia de la proeza arquitectónica, de una obra que ha sabido conjugar con maestría el ladrillo de la construcción original con el vidrio, y que alberga una sala de 2.100 butacas que -gracias al trabajo del ingeniero acústico japonés Yasuhisa Toyota, de Nagata Acoustic- tiene unas de las mejores acústicas del mundo.
La tecnología ha tenido mucho que ver en la consecución de que la música se transmita y suene en el auditorio central con una perfección absoluta. Bien lo sabe Benjamin Koren, ingeniero de One to One, quien tuvo que enfrentarse al complejo problema de programar un algoritmo que interpretara las instrucciones diseñados por Yasuhisa Toyota, para lo que escribió un programa con unas 20.000 líneas de código, corazón tecnológico indispensable para la posterior construcción de los paneles acústicos que hacen la sala tan especial. El sonido se propaga con pureza gracias a las 10.000 placas de fibra de yeso en cuya producción se ha empleado papel reciclado. Ninguna de estas placas es igual, cada una tiene un diseño único y pesan desde 35 hasta 200 kilos, y las ondas rebotan en ellas siguiendo una patrón acústico perfecto. Incluso las butacas, diseñadas en exclusiva para la sala por la empresa italiana Poltrona Frau, cumplen la función de conseguir que la música suene exactamente igual con o sin público.
Koren asegura que no existe en todo el mundo una experiencia musical que pueda equipararse a la de asistir a un concierto en esta sala. Y, además, defiende el proyecto general del edificio a pesar de los sobrecostes y las polémicas: “La Filarmónica es sin duda un símbolo de la ciudad de Hamburgo, y se ha convertido en un gran imán para los turistas”. Comprobar si tiene o no razón no será fácil para la gran mayoría, ya que las entradas para toda la temporada se agotaron rápidamente. El tiempo si triunfa la versión de la historia en la que los gastos millonarios eclipsan a la música, o si Koren está en lo cierto y el esfuerzo ha merecido la pena porque la expresión del arte con mayúsculas no se mide en euros.
Edición: Noelia Núñez | Douglas Belisario
Texto: José L. Álvarez Cedena

http://one.elpais.com/tecnologia-digital-la-mejor-sala-conciertos-del-mundo/

martes, 4 de julio de 2017

¡Construye tu propia estantería usando yeso laminado!

Con una estantería podemos transformar cualquier área en algo mucho más acogedor y si a su vez los personalizamos con colores de nuestro agrado, podemos llegar a tener prácticamente una obra de arte.   

Por Carlos Miguel Molina Manzano


Uno de los elementos de almacenaje más utilizado en estos días y que nunca deben de faltar en una vivienda son las estanterías, donde podemos implementar el orden en nuestro espacio. 
Para construir una estantería económica y robusta te recomendamos el yeso laminado, pues no sólo son livianas y de fácil aplicación, también ofrecen un acabado totalmente espectacular. 
Para tu construcción necesitarás placas de drywall, tapete de DM que se utilizará para cerrar el frontal de las baldas, perfiles metálicos que tenga forma de “U” despuntadas para sujetar la balda en la pared, tornillo que se usarán para fijar las baldas a las guías, pastas para juntas y cintas para embellecer.



Luego de haber recortado las guías y en cada una de las medidas se deberá de hacer tres agujeros con una broca 6 para la instalación. Posteriormente se debe de encajar la balda y atornillarla, luego coloca el perfil frontal  encajándolo en el yeso y atornillándolo por abajo y por arriba. Por último coloca la repisa frontal atornillándola al perfil frontal de forma que no coincidan los agujeros de arriba con los de abajo.